Flebología

En España más del 72% de las mujeres entre 30 y 60 años están preocupadas por los problemas circulatorios que afectan a sus piernas y las limitaciones que este problema puede acarrearles en su día a día. Su inquietud se centra, principalmente, en los posibles efectos negativos para la salud, pero también en los dolores que puedan causarles o cómo afectarán las insuficiencias venosas a su aspecto físico.

En Hospital Ochoa ponemos al servicio de nuestros pacientes la última tecnología, así como los especialistas mejor cualificados para estudiar y solucionar las patologías vasculares mediante los conocimientos médicos y quirúrgicos más avanzados.

 

Grados

La flebología abarca todos los problemas derivados de las alteraciones del sistema venoso, ya sea del sistema venoso profundo o del superficial, siendo la insuficiencia venosa la patología por la que más pacientes acuden a consulta.

Dependiendo de la gravedad las varices se dividen en cuatro tipos:

  1. Grado I. También se las denomina arañas vasculares o varículas y se caracterizan por ser muy finas y de color violáceo. Suelen entrañar un problema meramente estético aunque algunas veces provocan pesadez de piernas.
  2. Grado II. Son más visibles y producen: cansancio en las piernas, hormigueos, calambres y dolores, e incluso sensación de calor o picores en la zona.
  3. Grado III. Las venas están más dilatadas por lo que los síntomas son más graves. Las piernas tienden a hincharse y puede existir cambio de pigmentación cutánea.
  4. Grado IV. Son las más graves. Son muy frecuentes las úlceras y zonas eczematosas.

Tratamientos quirúrgicos

  • Escleroterapia.
  • Endoláser o radiofrecuencia.
  • El Stripping o safenoctomía quirúrgica clásica. Esta técnica se encuentra cada vez más en desuso debido a su carácter agresivo y doloroso. Para llevarla a cabo, se introduce una sonda con el objetivo de arrancar la vena safena que se prolonga desde el tobillo hasta la ingle. Requiere dos o tres días de hospitalización y hasta diez días de reposo absoluto.
  • Técnica CHIVA. (Conservación Hemodinámica de la Insuficiencia Venosa Ambulatoria). Persigue la disminución de la presión existente en el interior de la vena ligando las válvulas insuficientes. Se trata de dividir la columna de vasos que va desde el corazón hasta las piernas en varios tramos. Cada segmento soporta así la misma cantidad de presión y de esta forma la sangre no puede volver hacia atrás. Se practica con anestesia local y en régimen ambulatorio.

Especialistas en Flebología

Cirugías

Multimedia

Aseguradoras

Teléfonos de contacto