Síndrome de atrapamiento del nervio cutáneo, un dolor abdominal de difícil diagnóstico

El apoyo tecnológico facilita la solución del síndrome de atrapamiento del nervio cutáneo abdominal que, en multitud de ocasiones, se confunde con otro tipo de dolencias en un primer momento, y que afecta principalmente a niños.

Este dolor abdominal crónico persiste durante muchos meses y puede ser un calvario para los más pequeños y sus familias que no pueden seguir con su vida diaria a causa de este problema médico.

¿A qué se le llama síndrome de atrapamiento del nervio cutáneo abdominal?

Con este artículo queremos llamar la atención sobre un tipo de dolor abdominal crónico que persiste durante meses, especialmente en los niños. Esta situación termina convirtiéndose en un calvario para estos pequeños y sus familias que ven como sus hijos sufren dolores abdominales insoportables y, por consiguiente, tienen que ausentarse de los colegios y perder muchas horas lectivas.

Se trata del síndrome de atrapamiento del nervio cutáneo anterior del abdomen. Los nervios que inervan la piel y los músculos de la pared abdominal son prolongaciones de los nervios intercostales. Discurren a ambos lados de los músculos rectos anteriores del abdomen y emergen a la superficie, haciendo un giro de 90 grados. En los puntos de emergencia pueden quedar atrapados por diversas causas.

El síndrome de atrapamiento del nervio cutáneo no es fácil de diagnosticar

Los especialistas del aparato digestivo buscan la causa del dolor, generalmente, en la cavidad abdominal  y para ello se valen de diversas pruebas. Radiografías, ecografías, resonancias nucleares magnéticas y tránsitos intestinales, suelen complementar, junto con los análisis de sangre y de heces, a la exploración clínica.

Es precisamente la localización del trastorno (en la pared abdominal) lo que hace que su diagnóstico sea pasado por alto. Los médicos de urgencias y los especialistas de aparato digestivo buscan habitualmente la causa en la cavidad abdominal y hasta que uno de ellos piensa en la pared abdominal como la posible zona del daño puede pasar mucho tiempo.

Con frecuencia los niños son sometidos a multitud de pruebas radiológicas y analíticas que resultan negativas. El hecho de que la expresión de sus dolores sea imprecisa complica aún más el diagnóstico y, en ocasiones, puede ser considerado un problema psicosomático que se trata mediante terapias erróneas.

Los adultos (al expresarse de forma más concreta) suelen referir su dolor “como si tuvieran un agujero” en un punto determinado.

Casos recientes de síndrome de atrapamiento del nervio cutáneo abdominal en Ochoa

Recientemente, el doctor Paulino Uclés Moreno, especialista de Neurofisiología Clínica de este hospital, recibió la llamada angustiada de un niño de 11 años con dichos síntomas. Su pediatra buscaba algún apoyo que demostrara la existencia de un atrapamiento nervioso. Pero el diagnóstico del síndrome viene descrito en la literatura médica como carente de pruebas objetivas.

Sólo el signo de Carnett (dolor a punta de dedo en el punto gatillo, cuando el paciente tose o contrae el vientre), o la desaparición del dolor por unas horas con infiltración anestésica, indican la causa. Pero en este paciente se aplicó la técnica de Potenciales Evocados Somestésicos, igual a la aplicada a las compresiones de nervios en las extremidades o en la columna vertebral, siendo el resultado positivo.

Publicado el caso en una revista científica médica, otro paciente adulto llamó para confirmar lo que él consideraba que también podría ser su problema. Se le aplicó la misma técnica y se logró confirmar el diagnóstico de su dolor de larga duración. En ambos casos, una infiltración anestésica más un corticosteroide eliminaron los dolores.

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *