blog

¿Cómo evito la retención de líquidos?

¿Cómo evito la retención de líquidos?

¿Cómo evito la retención de líquidos? Este problema suele aparecer con síntomas de pesadez e hinchazón a nivel de extremidades inferiores y se manifiesta cuando el organismo almacena más líquido del que necesita. Se relaciona con el aumento de peso, pero no es un causante, sino más bien un problema asociado.

¿Cuáles son las causas principales de la retención de líquidos?

Aunque en multitud de ocasiones la principal causa de la retención de líquidos es el sedentarismo y la falta de actividad física o el mal retorno a nivel venoso, existen otros factores que pueden tener que ver con su aparición.

Estas son las principales causas de la retención de líquidos:

  • Varices o flebitis a nivel circulatorio
  • Permanecer de pie muchas horas al día
  • Falta de actividad física
  • Exponerse a altas temperaturas, principalmente en verano
  • Exceso de sal en la dieta
  • Efectos secundarios de ciertos fármacos
  • Insuficiencia cardiaca y renal
  • Patologías a nivel hepático
  • Intolerancia a ciertos alimentos
  • Diabetes
  • Trastornos hormonales, mayormente en las mujeres
  • La radioterapia, ya que puede provocar fibrosis en los vasos sanguíneos o en los ganglios linfáticos

¿Qué consejos seguir para evitar la retención de líquidos?

Si estás pasando por una época en la que te notas inflado y tu cuerpo está reteniendo más líquido del que es usual, existen una serie de pautas que te ayudarán a evitar este problema de salud.

Empecemos por el principal que es aumentar la hidratación. Muchas personas tienen la creencia de que el hecho de beber más agua u otros líquidos como caldos o infusiones tendrán un efecto negativo y que incrementarán aún más su retención de líquidos, pero esta teoría es falsa. Será el facultativo el que tenga que limitar la ingesta de líquidos en casos concretos, pero la hidratación no se convertirá nunca en un acicate para la formación de edemas.

Como segundo consejo está el de regular la ingesta de sodio. En concreto, la sal es el principal enemigo de la retención de líquidos, pero este elemento está presente, no sólo en la sal de mesa, sino también en embutidos, quesos, encurtidos, precocinados, aperitivos, patatas fritas de bolsa, frutos secos o conservas.

Además de saber hidratarte y no consumir un exceso de sal, el consejo de seguir una dieta variada y rica en frutas y verduras está presente en cualquier pauta de vida saludable. Si comes productos vegetales frescos, tu aporte de potasio aumentará y por tanto mejorará tu diuresis, rebajando la retención de líquidos a nivel corporal. Es buena idea consumir a menudo plantas de hojas verdes como las espinacas, pero también frutos rojos, uvas, naranjas y col rizada, entre otros.

Como hemos visto en la lista de causas que pueden derivar en la retención de líquidos es fundamental llevar una vida activa a nivel físico. Caminar y realizar otras actividades que conlleven movimiento como el baile, correr, ir al gimnasio o nadar, evitarán que padezcas sobrepeso u obesidad y, por consiguiente, la temida retención de líquidos.

Por último, y siempre bajo supervisión de un especialista, es posible rebajar la retención de líquidos gracias a los fármacos diuréticos o infusiones como la cola de caballo. El doctor podrá recomendarte alternativas a estos remedios si experimentas fatigas, vómitos dolores de cabeza, arritmias, cambios en la tensión arterial o náuseas.

Todavía no hay comentarios, ¡añade tu opinión a continuación!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Teléfonos de contacto
Internacional