blog

Trucos infalibles para dormirte rápido

El ser humano se pasa un tercio de su vida durmiendo. El descanso es fundamental para gozar de buena salud, pero en ciertas ocasiones el irse a la cama no es sinónimo de reposo o dormirte rápido.

En este artículo te brindamos varios trucos para conciliar el sueño rápido y dejar atrás las preocupaciones, el estrés y los demás obstáculos que suelen frenar el sueño conciliador.

¿Cuánto descanso es necesario?

La mayoría de los especialistas se ponen de acuerdo en que son necesarias unas ocho horas de sueño diarias, pero las estadísticas brindan un panorama algo más desolador: la mitad de la población no logra sumar más de seis horas de descanso y no consigue dormir rápido.

Para obtener un sueño reparador e ininterrumpido durante la noche sigue estos consejos y obtendrás un descanso de calidad.

  1. Cena como un mendigo

Exacto. Los refranes resumen la sabiduría de muchos siglos y no suelen equivocarse. Nuestro organismo no está preparado para digerir cenas copiosas y sí para que aportemos más alimentos con las claras del día. De esta manera podrás dormirte más rápido.

Además de comer de forma ligera, no son recomendable bebidas como el alcohol o el café. En cambio, sí se recomienda, la ingesta de alimentos con alto contenido en triptófano, como por ejemplo: pipas de calabaza, de girasol, claras de huevo, pollo, queso o leche.

  1. Mantén un horario riguroso

Si cada noche te vas a la cama a una hora diferente lo que conseguirás es desorientar a tu organismo. Somos animales de costumbres por lo que irse a descansar debe ser una actividad que llevemos a cabo con un horario rutinario. Así no desajustaremos el reloj interno y nos dormiremos con mayor facilidad.

  1. La luz azul provoca insomnio

En la era digital es prácticamente imposible no estar pegado a cualquier pantalla de teléfono móvil, ordenador, televisión o tablet. Eso sí, se aconseja que no las usemos justo antes de acostarnos o lo pagaremos con muchos minutos de insomnio antes de poder conciliar el sueño.

El motivo tiene que ver con la luz azul que desprenden estos dispositivos que pueden llegar a confundir al sistema nervioso haciéndolo creer que aún es de día. Esto provoca una menor producción de melatonina, la hormona que lleva a cabo la regulación del sueño.

  1. El colchón y la temperatura de la habitación son importantes

Otra variante a tener en cuenta a la hora de conseguir conciliar el sueño de forma rápida es la superficie de descanso y el ambiente de la habitación.

El colchón y la almohada tienen una vida útil que es recomendable no rebasar. Por otro lado, diversos estudios científicos han demostrado que rebajar la temperatura corporal justo antes del descanso provoca una mejor predisposición al sueño.

Así las cosas, hay que vigilar que no nos tapemos con demasiadas capas, pero que tampoco pasemos frío durante la madrugada y eso nos provoque una alteración del propio sueño.

  1. Aléjate de los cigarrillos

Si no duermes adecuadamente y eres fumador, te recomendamos que lo dejes. La nicotina es un estimulante y su consumo deriva en muchas ocasiones en complicaciones del sueño.

  1. La técnica 4-7-8

Esta técnica nacida en la Universidad de Harvard, en concreto de la mano del profesor Andrew Weil, consiste en llevar a cabo un patrón de respiración.

La forma de realizarla es respirar por la nariz y contar hasta cuatro con la boca cerrada. Es necesario mantener ese aire durante 7 segundos y luego soltarlo durante ocho.

Si realizas esta misma operación tres veces le aportarás una gran cantidad de oxígeno al sistema parasimpático y, por consiguiente, conseguirás la situación perfecta para alejar el estrés y conseguir un sueño profundo.

  1. Atrae pensamientos bonitos y aleja los estresantes

Por último, es aconsejable que aproveches los momentos previos al sueño para dejar volar tu imaginación hacia cosas bonitas, pensamientos positivos y sueños por cumplir. De nada servirá hacer un repaso a las desgracias, los problemas domésticos o las tareas que ya te están estresando antes de empezar a realizarlas el día siguiente.

La gente es capaz de dormirse en un lapsus mucho menor de tiempo si se enfoca en lugares apacibles y paradisíacos como playas o saltos de agua, en lugar de tratar de dejar la mente en blanco.

 

 

Todavía no hay comentarios, ¡añade tu opinión a continuación!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Teléfonos de contacto