blog

¿Qué hacer si tengo el oído inflamado?

oído inflamado

La gran mayoría de las otitis externas se producen durante la época veraniega y tienen su origen en la entrada de agua en el oído. La inflamación del oído se produce porque el líquido se convierte en el aliado perfecto para el nacimiento de gérmenes que infectan la piel que cubre el conducto auditivo externo.

Es por eso que en verano hay que prestar especial atención a los baños en piscinas y también en el mar para evitar que entre agua y se produzca la inflamación de oído.

¿Cómo sé si se trata de una otitis?

La inflamación de oído tiene como principal síntoma el dolor que en muchas ocasiones puede, además, presentar secreción por el conducto auditivo externo. Si se nota picor, sensación de taponamiento o pérdida de audición, lo mejor es acudir al especialista para que pueda evaluar la situación y diagnosticar ante qué tipo de otitis nos encontramos.

En el caso de los más pequeños hay ciertos signos de alerta que nos pueden hacer pensar que sufren una inflamación de oído como:

  • Encontrarse inquieto durante las horas de sueño
  • No poder masticar o comer de forma normal
  • Se toca o rasca la oreja frecuentemente

Qué hacer si tienes el oído inflamado

La inflamación del oído es uno de los motivos más frecuentes por el que los padres llevan a sus hijos al médico otorrinolaringólogo durante el verano. Si tienes el oído inflamado el consejo principal es no mojarlo y lo que los doctores suelen prescribir son analgésicos como ibuprofeno o paracetamol.

Además, las gotas antibióticas ayudarán a eliminar la infección si es de origen bacteriano, pero nunca se debe administrar este medicamento si no es recetado por el médico. El facultativo encontrará el antibiótico al que es sensible este tipo de patógenos.

¿Cómo se previene la inflamación de oído?

La inflamación de oído es una patología dolorosa y que puede dar al traste con unas bonitas vacaciones. En Hospital Ochoa siempre apostamos por la prevención para evitar situaciones desagradables y, por tanto, os ofrecemos unas pautas para evitar la tan temida otitis, tanto en adultos como en niños:

  • En tus ratos de baño y en los de tus hijos hay que evitar las inmersiones frecuentes bajo el agua para impedir a toda costa que el agua penetre en el conducto auditivo.
  • Presta atención a la limpieza de los oídos y evita para ello el uso de bastoncillos que pueden dañar el tejido interno del oído y facilitar así la infección.
  • Tras el baño intenta secar todo el agua del oído utilizando el secador de pelo y tirando un poco de la oreja hacia atrás.
  • Si vas a usar tapones a la hora de bañarte asegúrate de que están bien colocados, y piensa que en muchas ocasiones no son un remedio si no una probable vía de infección.

¿La inflamación de oído siempre aparece por el baño?

Las otitis o infecciones agudas de oído tienen otros factores de riesgo (además de la entrada de agua) que pueden desencadenar su aparición:

  • Cambios bruscos de temperatura, en especial si nos movemos a un clima más frío.
  • En el caso de los más pequeños, su asistencia a centros educativos como guarderías pueden aumentar la aparición de estas infecciones.
  • Cambios de altitud como el ascenso a una montaña o el descenso a la costa o al nivel del mar, si no estamos acostumbrados a vivir cerca.
  • Haber padecido con anterioridad otras infecciones de oído.
  • Cualquier otra enfermedad reciente deja al cuerpo con menos medios de defensa ante cualquier infección.
  • Problemas en las trompas de Eustaquio que tengan un origen congénito.
Todavía no hay comentarios, ¡añade tu opinión a continuación!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Teléfonos de contacto