blog

¿Son convenientes los suplementos vitamínicos?

Suplementos vitamínicos

En pleno siglo XXI la alimentación se ha tornado en un eje central del bienestar y la salud. Cada vez más, las personas se preocupan por conocer si su forma de nutrirse es la correcta o no, y ahí entran en juego los suplementos vitamínicos.

Aunque se suele echar mano de los suplementos vitamínicos principalmente en los cambios de estación o en épocas de cansancio o malestar, las vitaminas deberían estar presentes en todas y cada una de las comidas que ingerimos, ya que son esenciales para el organismo. Pero, ¿es suficiente la cantidad que tomamos con los alimentos o estos complejos vitamínicos son más beneficiosos?

¿Qué es una vitamina?

Las vitaminas son sustancias orgánicas necesarias para el correcto funcionamiento de las células y resto de procesos fisiológicos. Son elementos nutricionales indispensables que pueden aportarse al organismo mediante la ingesta correcta de alimentos y la exposición controlada a los rayos del sol.

 Las vitaminas se clasifican en:

  • Liposolubles: (A,D,K y E)
  • Hidrosolubles: (Grupos B y C)

¿Por qué son importantes las vitaminas?

Las vitaminas son determinantes para el correcto funcionamiento del organismo. Destacan los siguientes procesos en los que toman parte:

  • Mantenimiento de tejidos
  • Producción de la energía
  • Correcto mantenimiento y funcionamiento del sistema cardiovascular
  • Funcionamiento del sistema inmunológico
  • Creación de glóbulos rojos
  • Protección y correcto funcionamiento de la vista
  • Eliminación de los radicales libres celulares

¿Cómo saber si tomo suficientes vitaminas?

Por reglar general, la persona que sigue una dieta rica en frutas y verduras, y variada, se asegura la casi totalidad de la cantidad de vitaminas y oligoelementos necesarios para preservar la salud. Cabe reseñar que la manera correcta de nutrirnos incluye la carne, el pescado, los hidratos de carbono y la fibra.

Por el contrario, el consumo de alcohol, la edad avanzada, el embarazo o ciertas enfermedades, pueden desembocar en una deficiencia de vitaminas que urge equilibrar. El cuerpo es sabio y pronto nos avisará con diferentes síntomas dependiendo de la patología o la carencia vitamínica concreta que le afecte.

¿Cuál es el déficit de vitamina más habitual en España?

Aunque pueda sonar a paradoja, la carencia de vitamina D es la más común en España. La mitad de los españoles debería aumentar los niveles de esta vitamina para estar sanos. Y cada año es peor, debido a un estilo de vida en el que cada vez pasamos menos tiempo al aire libre.

Para corregir el déficit de vitamina D es suficiente con tomar 10 minutos diarios de sol. Esta conducta es fácil de llevar en verano, pero durante el invierno la radiación UV disminuye y, por tanto, habría que tenerlo más en cuenta y aprovechar el tiempo libre para descubrirnos brazos y piernas y aprovechar los rayos solares invernales.

La carencia de la vitamina D no es baladí, ya que puede provocar la aparición de enfermedades tan graves como la osteoporosis, el dolor crónico, diabetes, patologías cardiovasculares, síndrome del colon irritable, o un mayor riesgo de infección por Covid-19.

¿En qué casos están indicados los suplementos vitamínicos?

Como ya hemos comentado, por lo general, las personas que sigan una dieta variada y equilibrada y tomen luz solar de manera correcta, no presentarán déficits vitamínicos. Ahora bien, existen ciertas situaciones en las que es necesario acudir a los suplementos vitamínicos para mantener los niveles correctos de vitaminas en el organismo.

Los complementos multivitamínicos aportan no sólo vitaminas, sino minerales y otros oligoelementos necesarios para el correcto funcionamiento corporal.

Lo aconsejable es acudir a ellos en casos carenciales asociados a ciertas patologías digestivas, momentos especiales como el embarazo o la tercera edad, y siempre por recomendación médica.

Consecuencias de tomar suplementos vitamínicos sin control de un especialista

Al igual que el organismo se resiente con la carencia de vitaminas, la hipersuplementación también puede representar un problema de salud.

Algunos ejemplos de problemas de salud asociados a la toma excesiva de vitaminas son:

  • Estreñimiento a causa del consumo excesivo de calcio. Además, este mineral tomado en exceso dificulta la absorción del hierro y el zinc.
  • Problemas cardiacos debidos a una exposición excesiva a la vitamina D.
  • Malestar intestinal y, en casos más severos, convulsiones, coma o fallo multiorgánico por la ingesta incontrolada de hierro.
  • Ingerir mucho ácido fólico puede encubrir la carencia de B12 e incrementar las probabilidades de desarrollar cáncer colorrectal.
Todavía no hay comentarios, ¡añade tu opinión a continuación!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Teléfonos de contacto
Dpto. Intl.