blog

Obesidad infantil: Causas y consecuencias

El sedentarismo y las bebidas azucaradas son nocivos

En los últimos años las cifras sobre obesidad infantil no han parado de crecer de forma alarmante. En su último informe de 2022 Save The Children situó a España en primera posición en su ranking europeo, junto a Italia y Chipre, en cuanto a número de casos de obesidad infantil.

En estas páginas la ONG lanza un claro aviso a los países mediterráneos que han dejado de lado sus dietas tradicionales para introducir comida rápida, alimentos procesados y dulces con ingentes cantidades de azúcar. Dietas con menos verduras, frutas, pescados y aceite de oliva, junto al sedentarismo, provocan que más de un 28% de los jóvenes padezcan de exceso de peso en España. En Hospital Ochoa ponemos a disposición un servicio completo de nutrición y dietética, adaptado a las necesidades de cada uno.

¿Qué es la obesidad infantil?

La obesidad infantil es la afección grave de salud que afecta a niños y jóvenes, y que se relaciona con problemas posteriores como la diabetes y las subidas de colesterol y presión arterial asociadas al sobrepeso que cada vez se dan con más frecuencia a estas edades. A menudo, la obesidad puede desencadenar otras patologías psicológicas como la depresión o el descenso de la autoestima.

Consecuencias de la obesidad infantil

Los riesgos y consecuencias asociados a la obesidad infantil son múltiples y lo más grave es que cada vez afecta a niños de menor edad. Su crecimiento es tan acusado que ya se considera como una epidemia global que genera al individuo problemas severos de salud de diferentes índoles.

Como ya hemos comentado, la obesidad infantil se asocia a:

  • Aparición de la diabetes tipo 2 a edades tempranas
  • Hipertensión arterial
  • Subida de los niveles de colesterol
  • Modificación del desarrollo del sistema neurológico y conductual
  • Problemas psicológicos tales como la depresión o la bajada de la autoestima
  • Aislamiento que puede provocar la aparición de trastornos como la anorexia, bulimia y ansiedad

Causas de la obesidad infantil

El alarmante aumento de las cifras de obesidad infantil a nivel planetario posee como ejes vertebradores una serie de causas, algunas de las cuales pueden ser fácilmente atajables. En concreto son estas:

Mala alimentación. Si tu hijo o hija no sigue una dieta adecuada y consume muchas más calorías de las que su organismo necesita, abusa de los dulces y alimentos procesados ricos en azúcar y grasas, lo más probable es que su dieta le provoque obesidad. Es obligación de los padres y los profesionales que atienden los comedores escolares diseñar una rutina de comidas en las que las frutas y verduras sean protagonistas. Se consuman carnes sin grasas y pescados ricos en Omega 3 y, por supuesto, se incluya el agua y los alimentos ricos en fibra. El valor nutricional de lo que los más pequeños de la casa ingieren determinará su estado de salud.

Sedentarismo. La poca actividad física, principalmente en la niñez, es totalmente nociva a todos los niveles. En la sociedad actual los contenidos multimedia, las redes sociales y los videojuegos han sustituido a los deportes al aire libre, los juegos infantiles en la calle y al ejercicio físico. Esta inactividad ralentiza el metabolismo y eso provoca que el organismo del niño no sea capaz de gastar las calorías consumidas. Por otro lado, la falta de ejercicio físico afecta a los patrones de secreción de la hormona de crecimiento, con los consiguientes problemas endocrinos asociados.

Factores hereditarios. Junto al estilo de vida que lleven nuestros pequeños, también afecta a su salud el factor genético. Se ha comprobado que los hijos de padres obesos tienen mayores probabilidades de padecer obesidad. A pesar de esta circunstancia impuesta por la propia naturaleza, siempre se puede actuar en contra del sobrepeso siguiendo las pautas que ya se han citado.

¿Cómo prevenir la obesidad infantil?

Existen algunos comportamientos que recudirán las posibilidades de que nuestros hijos desarrollen obesidad infantil. Si queremos vencer a esta epidemia global no existen recetas mágicas, pero si pautas sencillas para que toda la familia permanezca saludable.

Deporte en familia. Los niños necesitan actividad física para que sus huesos y músculos, y en general todo su organismo, permanezca fuerte y sano. Es una gran excusa para que todos los miembros de la familia realicen alguna actividad física y divertida al aire libre. El deporte es recomendable y beneficioso a cualquier edad y la vitamina D del sol también es otra fuente de salud importante. Algunos ejemplos de este tipo de actividades serían: sacar a las mascotas y pasear, hacer rutas en bicicleta, salir a la montaña los fines de semana, o simplemente ir a la estación de servicio a lavar el coche o la moto.

Menos ordenador y más rato con la familia. Aunque no seamos conscientes de esta circunstancia, cada día más nos pasamos muchas horas delante de una pantalla. Además de sus efectos nocivos para la vista, el hecho de permanecer sentados provoca dolores articulares y de espalda, y evita que los más pequeños quemen las calorías sobrantes. Sería recomendable diseñar un horario semanal y establecer ratos para videojuegos o redes sociales, pero también para que los más pequeños pasen más tiempo con el resto de la familia y simplemente charlar.

Dieta programada con antelación. Quizás el factor más importante para erradicar la obesidad infantil sea la alimentación. Es de común conocimiento que cada vez más, las familias tienen menos tiempo para pensar en la rutina de comidas de la semana y dejan a la improvisación el menú familiar. Esto es un tremendo error que provocará que optemos por alimentos precocinados y de bajo contenido nutritivo. La unidad familiar ha de hacer el esfuerzo de programar las comidas de la semana e incluir legumbres, carnes, pescados, hidratos de carbono ricos en fibra, frutas y verduras, para evitar caer en la tentación de alimentarnos a base de alimentos procesados, dulces industriales, bebidas azucaradas y comida rápida. Existen mil recetas rápidas y sencillas que además son divertidas de preparar y aportarán a nuestro organismo las vitaminas y los oligoelementos necesarios para permanecer sanos.

Todavía no hay comentarios, ¡añade tu opinión a continuación!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Teléfonos de contacto
Dpto. Intl.