blog

Consejos para preparar tu piel de cara al verano

Consejos para preparar la piel para el verano

Este artículo quiere ofrecer varios consejos para preparar tu piel de cara al verano, esa época del año en la que las horas al aire libre se multiplican, nos exponemos a una radiación solar mucho más intensa y sometemos a la piel al PH del agua del mar, piscinas y los estragos de los aires acondicionados. Es precisamente en esta estación en la que nuestra piel necesita estar más hidratada, cuidada y protegida.

Consejos para preparar tu piel de cara al verano

Una piel que no ha sido suficientemente cuidada y protegida puede convertirse en una piel áspera, seca, sin brillo y escamada, por lo que una buena rutina de cuidados puede ser vital para que ese órgano que nos protege a todos de las agresiones externas luzca radiante y luminoso, en incluso más saludable.

Piel limpia

El primer factor a tener en cuenta si quieres lucir un bronceado espectacular y bonito durante la época estival (siempre respetando las horas de exposición solar y debidamente protegidos de los rayos UVA y UVB) es la limpieza. Una piel que ha sido limpiada con productos que respeten su PH y que eliminen los restos de suciedad sin alterar su manto ácido es crucial para que la epidermis luzca sana y cumpla su cometido de proteger al organismo del mundo exterior.

Hidratación

Otro punto clave a la hora de protegernos de las inclemencias del verano y que la piel pueda seguir cumpliendo sus funciones de forma correcta con el calor y los cambios de temperatura es la hidratación constante. Además de usar cremas hidratantes para evitar la sequedad y descamación de la piel, es vital que bebamos agua y otros líquidos a lo largo de la jornada. Las consecuencias de una deshidratación pueden llegar incluso al envejecimiento prematuro o la sequedad cutánea, provocando la aparición de arrugas y otros daños.

Otra gran idea es aplicar cremas hidratantes cada vez que pasemos por la ducha, con ello protegeremos nuestra piel y conseguiremos que retenga más líquido en su interior, lo que revertirá en un mejor aspecto.

Aplícate protección solar diariamente

Nuestra piel necesita protección frente a la acción agresiva de los rayos del sol durante los 365 días del año, pero más aún si cabe durante la época estival, cuando la intensidad de la radiación aumenta. Y no sólo debes aplicarte cremas cuando vas a la piscina o a la playa: también cuando corras, des un paseo o salgas al aire libre durante tiempo prolongado. Se suele recomendar que volvamos a aplicar protector pasadas dos horas desde la anterior aplicación, o incluso antes si hemos pasado varios minutos en el agua.

Como último tip de este apartado es importante que evites la exposición directa al sol durante las horas centrales del día, que es cuando más agresivos se vuelven sus rayos para nuestra piel.

Lleva tejidos respetuosos con la piel

También la ropa que llevamos puesta puede incidir de manera positiva o negativa en la salud de nuestra capa cutánea. Lo ideal durante estos meses más calurosos es llevar puestas prendas de algodón o lino, tejidos suaves y frescos que son agradables al tacto, y además permitirán una perfecta transpiración de la piel. Sombreros, gorras, pareos o pañuelos son complementos que también nos alejarán de los rayos del sol y nos servirán en el exterior.

Muy importante echar en la maleta las gafas de sol ya que nos protegerán a nivel visual, pero además, evitarán que estemos constantemente forzando y contrayendo la zona ocular y de los párpados, que pueden provocar a largo plazo la aparición de las tan indeseadas arrugas faciales de expresión.

Antioxidantes, nutrientes claves para la piel

Todo lo que ingieres afecta de una manera u otra a tu piel. Sabiendo eso, además de permanecer constantemente bien hidratado, es necesario conocer qué nutrientes aportarán a uno de los órganos más importantes de los que dispone nuestro organismo para que este luzca bonito y sano.

Las vitaminas esenciales para la piel son la vitamina A, la C, la B2 y la biotina. Pero también otros muchos oligoelementos que están presentes en pescados y mariscos, té, frutos secos, aguacates y otras frutas y verduras, semillas, legumbres, el aceite de oliva o el chocolate puro.

Si sabemos mantener una buena rutina de comidas durante el verano y la época de vacaciones la piel se mantendrá tersa, hidratada, bonita y sin daños oxidativos, y lo más importante sana desde un punto de vista médico.

Ingiriendo una dieta equilibrada nos aseguramos el aporte de nutrientes tan importantes para la piel como:

  • Antioxidantes
  • Zinc
  • Magnesio
  • Omegas 3 y 6
  • Cobre
  • Manganeso
  • Flavonoles
Todavía no hay comentarios, ¡añade tu opinión a continuación!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Teléfonos de contacto
Internacional