blog

¿Por qué aparece la bursitis de rodilla?

Dolor en la rodilla producido por bursitis.

El término bursitis hace referencia al trastorno inflamatorio que afecta a las bolsas sinoviales de las articulaciones, cuya finalidad es proporcionar amortiguación a las partes blandas (tendones, musculatura y piel) y a la parte ósea.

Tipos de bursitis

La bursitis produce dolor localizado y en la mayoría de las ocasiones afecta a cadera, hombro y codo. Pero también a la rodilla, e incluso al talón o dedo gordo del pie. Es así porque estas grandes articulaciones disponen de múltiples bursas o bolsas sinoviales y su uso continuado en ciertas actividades repetitivas propician la bursitis.

¿Por qué aparece la bursitis de rodilla?

La bursitis de rodilla se presenta como una inflamación sobre la rótula y en la mayoría de las ocasiones tiene lugar a causa de:

  • Una contusión en esa zona
  • Actividad que sobrecargue en exceso la articulación
  • La presión continuada y, como motivo más común, el arrodillarse sobre superficies duras

Factores de riesgo de la bursitis

La bursitis rotuliana o de rodilla, al igual que el resto de bursitis, pueden venir provocadas por ciertos factores de riesgo. Es importante conocerlos para evitar en la medida de lo posible su aparición:

  • Actividades que produzcan un movimiento repetitivo. Algunas profesiones son muy nocivas para las articulaciones, y en concreto, para la rodilla. Algunos ejemplos de actividades que pueden desencadenar una bursitis son: tocar ciertos instrumentos musicales como el piano, trabajar como peluquero o carpintero, u oficinista, y en general, el resto de trabajos en los que se use de manera frecuente el ordenador.
  • Deporte. También la práctica de ciertas disciplinas deportivas como el culturismo, el golf, el pádel o el tenis, o en general, en los que no se guarde una higiene postural correcta en relación con las articulaciones.
  • Presión continuada. Ejercer durante un tiempo prolongado presión sobre una articulación no es una buena idea. En el caso de la bursitis de rodilla se ha comprobado que la mayoría de los pacientes que padecen esta molestia se dedican a profesiones en las que hay que permanecer durante muchos minutos arrodillado: soladores, limpiadores que friegan el suelo de rodillas o fieles que rezan en esa postura varias veces al día.

¿Cómo se debe tratar una bursitis?

El tratamiento de la bursitis suele dirigirse a eliminar la inflamación localizada de la articulación. Eso incluye el conseguir una capacidad de movimiento que no insista en el futuro en los traumatismos o golpes que habían producido la inflamación.

Por lo general, es frecuente la inyección de corticoides y anestésicos y no es tan probable que la lesión necesite de cirugía para su corrección.

Es importante destacar que en este tipo de lesión no es aconsejable aplicar compresión y, en determinados casos, no quedará otro remedio que proceder a la aspiración del líquido que aparezca en la articulación.

¿Qué consejos debo seguir si padezco bursitis?

  • Evita actividades repetitivas y utiliza amortiguación (almohadillas) que proteja tu zona dañada. Son importantes los descansos cada cierto tiempo para evitar sobrecargas.
  • Utiliza la tecnología. Ya sea en actividades de bricolaje, de cocina, o de cualquier otro tipo, en la actualidad existen aparatos eléctricos que nos ahorran mucho esfuerzo y disgustos.
  • No te arrodilles durante largos periodos. Si no te queda más remedio, sitúa una almohada o cojín entre el suelo y tu articulación.
  • Vigila el calzado. Las zapatillas deportivas son nuestras grandes aliadas por su gran amortiguación. En cualquier caso, si tu pasión es el deporte, infórmate de cuál es perjudicial para tu dolencia y no abuses de su práctica.
  • Evita ciertos movimientos. Dependiendo de dónde sufras la bursitis, es recomendable que prestes cierta atención a la forma de mover esa articulación, en especial el hombro cuando lleve incorporado carga de peso.
  • Acude al especialista en cuanto notes ciertos síntomas. A veces la bursitis puede aparecer sin necesidad de factores de riesgo como la presión o la perseverancia en ciertos movimientos. Esa dolencia debe ser revisada para descartar otro tipo de patologías. En Hospital Ochoa en Marbella, nuestro extenso y cualificado equipo de Traumatología dispone de los mejores equipamientos de diagnóstico para evaluar tu caso y hallar el origen del dolor para su inmediato tratamiento.
Todavía no hay comentarios, ¡añade tu opinión a continuación!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Teléfonos de contacto
Dpto. Intl.