blog

Quemaduras solares: Tratamiento y consecuencias para la salud

El sol emite una mayor cantidad de radiación durante el verano y es por eso que durante estos meses debemos tener más precauciones a la hora de exponernos a sus rayos.

Si quieres saber cuándo sería recomendable acudir al especialista tras una sobreexposición solar y qué hacer para aliviar los síntomas de la quemadura solar, te lo contamos en este artículo.

¿Qué tipos de quemadura solar existen?

Una quemadura solar no es más que el daño producido por la radiación solar sobre la piel. Está producido fundamentalmente por los rayos UVB; los UVA son muy poco eritematógenos. Su intensidad dependerá de la magnitud de la radiación, el tipo de piel y la zona corporal irradiada (las zonas cubiertas son más sensibles).

Podemos dividir las quemaduras solares en dos grados:

  • Quemadura solar de primer grado. Se caracteriza por un enrojecimiento de la piel y también por el dolor y el aumento de temperatura que ocasiona. Suele comenzar tras unas 2-6 horas de la exposición, alcanzando la máxima intensidad a las 12-14 horas y acaba remitiendo en los días siguientes con descamación y bronceado.
  • Quemadura solar de segundo grado. A pesar de que la mayoría de las quemaduras suelen ser de primer grado, si la exposición solar ha sido más prolongada y sin la correcta protección, se puede producir una de segundo grado que se diferencia de las más leves por la aparición de ampollas. Además suele haber síntomas generales como fiebre, malestar general y escalofríos.

¿Cuál es la mejor manera de tratar las quemaduras solares?

En la mayoría de los casos en los que aparezcan quemaduras solares lo más aconsejable es ponerse a la sombra de inmediato y darse una ducha tibia. También ayuda bastante la aplicación de una crema after sun por sus efectos hidratantes y calmantes.

¿Existen trucos para calmar el dolor que provocan?

Aunque el principal consejo que se puede ofrecer en relación con las quemaduras solares es la correcta protección de nuestro cuerpo, cuando esta ya se ha producido, sólo queda intentar pasar el mal trago de la mejor manera posible.

Toma nota:

  • Usa ropa suelta y preferiblemente de algodón para que no roce ni se adhiera a la zona irritada.
  • Además de la ducha, también es buena idea la aplicación de compresas con agua fría para calmar el dolor y la hinchazón localizada.
  • No se te ocurra intentar reventar las ampollas o retirar los minúsculos restos de piel que quedan en la zona enrojecida. Aplica crema hidratante en abundancia y con el paso de las horas irá a mejor. En algunos casos también puede ser de utilidad la aplicación de alguna crema corticoidea.
  • Bebe agua y otros líquidos de forma abundante. Es necesario permanecer hidratado por dentro y por fuera.
  • En los casos más graves puede ser de utilidad antiinflamatorios como el ibuprofeno o bien un ciclo corto de corticoides orales.

¿Pueden ciertos alimentos ayudar a combatir las quemaduras solares?

Si piensas tomar el sol debes aplicarte protección solar con factor 30+ o superior, renovar su aplicación cada 2-3 horas, no exponerte a las horas centrales del día y usar gafas de sol y prendas que protejan la mayor cantidad de piel posible.

Además de estas precauciones, existen ciertos alimentos antioxidantes que nos ayudan a combatir los daños por quemadura solar:

  • Té verde
  • Tomates
  • Pimiento rojo
  • Aceite de oliva
  • Aloe vera
  • Granada
  • Cítricos
  • Zanahorias

¿Qué consecuencias pueden derivarse de las quemaduras solares?

La exposición prolongada a los llamados rayos UVB y UVA es muy nociva para la piel. La capa más externa de la piel (epidermis) sufre un engrosamiento y las células que dan la coloración a la piel fabrican más melanina para así protegernos. Pero cuando la piel ya no puede producir más de esta sustancia sufre envejecimiento, deshidratación e incluso puede llegar a sufrir un deterioro de su ADN celular.

La consecuencia más grave que pueden producir las quemaduras solares es el aumento de las probabilidades de sufrir cáncer de piel. Pero es importante tener en cuenta algo fundamental: la exposición solar puede aumentar el riesgo de cáncer sin necesidad producir la temida quemadura solar.

¿Cuándo sería recomendable acudir al especialista?

En ciertas ocasiones más graves debemos permanecer alerta para evaluar la aparición de síntomas como fiebre, mareos, malestar, escalofríos o dolores de cabeza. Esos signos pueden estar alertándonos de que se trata de una quemadura solar grave y, por consiguiente, lo más adecuado es acudir al especialista para que evalúe el tratamiento más adecuado.

Todavía no hay comentarios, ¡añade tu opinión a continuación!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Teléfonos de contacto Contacto