blog

Cómo cuidar la salud ocular en verano

Con la llegada del verano los ojos están expuestos a una serie de agentes externos que pueden poner en riesgo nuestra salud ocular. Agentes como una mayor radiación solar, el cloro de la piscina, la sal marina, la arena, el aire acondicionado… son algunos de los elementos que pueden provocarnos problemas en los ojos. Estos pueden ir desde una infección que puede curarse en unos días a complicaciones más serias que puedan afectar gravemente la visión.

En opinión de la doctora, Sonia Gálvez, especialista del Servicio de Oftalmología de Hospital Ochoa en Marbella, «el verano es una de las épocas en la que debemos prestar mayor atención al cuidado de los ojos al pasar más horas al aire libre». Por ese motivo, nos ofrece una serie de pautas sencillas que nos ayudarán a mantener una correcta salud ocular.

¡Ojo a la climatización!

Con el aire acondicionado debemos tener precaución ya que genera un ambiente reseco que afecta negativamente a las mucosas del ojo, siendo uno de los principales culpables del síndrome del ojo seco. Para evitar el ojo seco se deben utilizar lágrimas artificiales y evitar el contacto directo o muy cercano con los aires acondicionados o ventiladores.

¿Cómo proteger los ojos del cloro?

Durante las vacaciones existen otros elementos que pueden perjudicar la salud ocular, como es el agua de las piscinas.  La exposición reiterada al cloro y a otros productos químicos, irritan la conjuntiva del ojo, produciendo irritación de la conjuntiva y córnea, e incluso afecciones más graves como las infecciones corneales (queratitis). Por ello es importante seguir una serie de consejos a la hora de ir a la piscina:

  • No abrir los ojos bajo el agua. 
  • Usar gafas de natación que aíslen herméticamente el ojo. Las gafas evitan que nuestros ojos entren en contacto con el agua de la piscina.
  • Tras el baño se recomienda lavar los ojos con agua dulce para eliminar los restos de sustancias químicas que puedan quedar en los párpados y pestañas.
  • En caso de presentar picor o escozor leve se recomienda usar gotas de lágrimas artificiales para lubricar los ojos y así mantener la superficie ocular hidratada.
  • No se recomienda el baño en piscina a personas tras una cirugía ocular, por el riesgo de infección.
  • Las personas que usen lentillas (lentes de contacto) deben extremar la precaución y es muy importante no bucear nunca llevando las lentillas puestas. La razón es que estas personas tienen más riesgo de sufrir una “queratitis por acanthamoeba” una afección ocular muy grave, que requiere un tratamiento extenso e incluso un trasplante de córnea, dejando graves secuelas en la visión.

¿En qué momento habría que acudir al especialista?

Por ello, ante la presencia de síntomas como enrojecimiento en los ojos, lagrimeo, ardor, hipersensibilidad a la luz, sensación de cuerpo extraño… debemos consultar con el oftalmólogo para que realice una exploración y establezca el tratamiento más adecuado lo más precoz posible, para evitar lesiones oculares que pudieran afectar a la visión.

¿Cómo elijo las gafas de sol adecuadas?

Durante todo el año, pero sobre todo durante el verano, debemos concienciar de la importancia de proteger nuestros ojos de la radiación solar. Por este motivo, os indico una serie de consejos para tener en cuenta a la hora de adquirir unas gafas de sol.

  1. Lo más importante es que estén homologadas y para ello deben llevar el distintivo de la “CE”, que indica que están hechas conforme a los estándares europeos. Es peor utilizar gafas de sol sin homologar, que no llevar nada. En muchas ocasiones, los cristales de las gafas no son de calidad y no filtran como deberían, permitiendo que la pupila se dilate y entre mayor radiación solar, favoreciendo un mayor daño potencial.
  2. Elegir unas gafas de sol que posean protección total frente a los rayos UV. Por eso se recomienda que nos aseguremos de que el producto cumple con la normativa europea y esté etiquetado como UV400 para protegernos al 100% de la radiación ultravioleta.
  3. Hay que tener en cuenta el nivel de filtro de luz. Hay 5 clasificaciones que van del 0 al 4. La categoría 0 es la que filtra menos luz y la categoría 4 son las gafas que bloquean un porcentaje de luz más elevado y correspondería a los cristales más oscuros. (Este hecho no debe confundirse con el filtro de los rayos ultravioleta, que debe ser siempre del 100%).
  4. Se recomienda adquirir las gafas en centros especializados y tener cuidado con las gafas que no son de óptica porque pueden ser falsificaciones a las que se les ha añadido un distintivo falso.
  5. Importancia del uso de gafas de sol en niños, ya que, debido a su edad, sus ojos son más sensibles frente a la luz. Un porcentaje mucho más elevado de rayos UVA y UVB penetra en los ojos de los más pequeños, en comparación con el que reciben los ojos de una persona adulta, debido a la mayor transparencia del cristalino. Todo esto se traduce en que los ojos de los niños reciben tres veces más de radiación que los adultos.

Oftalmología

Todavía no hay comentarios, ¡añade tu opinión a continuación!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Teléfonos de contacto Contacto