blog

¿Sabes qué patógeno causa el pie de atleta y cómo prevenir su aparición?

El pie de atleta es una infección fúngica

¿Sabes qué patógeno causa el pie de atleta y cómo prevenir su aparición? Aunque pienses que su nombre está relacionado con personas que suelen practicar deporte, esta infección, cuyo término latino es “tinea pedis”, puede afectar a cualquier persona.

¿Cuáles son los principales síntomas del pie de atleta?

El pie de atleta se produce por una infección fúngica de la piel del pie, también conocida por la tiña del pie. Este hongo tiene una alta capacidad para reproducirse en ligares húmedos y con altas temperaturas, por lo que se encuentra en su mejor hábitat en recintos deportivos, piscinas y cuando los pies sudan con profusión.

Si padeces alguno de estos síntomas lo mejor es acudir al especialista para que certifique o descarte la existencia del pie de atleta:

  • Uñas descoloridas o que se separan de la piel
  • Ampollas que pican
  • Sequedad en la zona del talón o la planta
  • Grietas, punzadas o picor entre los dedos o en la zona plantar
  • Hedor
  • Piel descamada en los pies
  • Pies inflamados con color rojizo o violáceo

¿Por qué aparece el pie de atleta?

Tanto niños como adultos pueden sufrir el pie de atleta indistintamente ya que el factor de riesgo que puede desencadenar su aparición tiene que ver con la falta de medidas preventivas. Como hemos comentado, el hongo que provoca esta patología vive en entornos cálidos y húmedos y tiene gran facilidad para contagiarse por contacto directo.

A menudo las personas que contraen el pie de atleta usan duchas públicas, piscinas comunitarias, vestuarios públicos o zonas comunes de las playas sin protegerse con chanclas.

¿Cómo se previene el pie de atleta?

Teniendo en cuenta lo que se ha comentado en el apartado anterior, la buena noticia es que la prevención del pie de atleta es barata y sencilla.

En resumen, estas son las pautas para evitar el contagio de pie de atleta:

  • Protege tus pies con calzado que permita la transpiración
  • Usa calcetines limpios y secos cada día
  • Tras la práctica deportiva y la ducha hay que secar los pies de forma concienzuda
  • No dejes crecer demasiado tus uñas
  • No compartas toallas, ni calzado
  • No deambules descalzo por las zonas comunes de baño, ni en las duchas, vestuarios, ni en el spa.

¿Tiene tratamiento el pie de atleta?

En líneas generales esta patología fúngica suele tratarse con lociones y otros medicamentos de aplicación localizada con propiedades antimicóticas que suelen tardar en hacer efecto de quince días a un mes.

En cuanto a la prevención lo habitual es aplicar barra limpiadora antimicótica tras la ducha y posteriormente polvos o loción antimicótica. Esta pauta es muy efectiva para personas que suelen sudar en abundancia por los pies y que corren un mayor riesgo de sufrir pie de atleta.

Todavía no hay comentarios, ¡añade tu opinión a continuación!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Teléfonos de contacto
Internacional