Skip to content
icono contacto Hospital Ochoa Contacto
Neurofisiología Clínica

Neurofisiología Clínica

0

Se puede definir la Neurofisiología Clínica como aquella especialidad médica que fundamentada en los conocimientos de las neurociencias tiene como objetivo la exploración funcional del sistema nervioso central, periférico y neuromuscular. Para este cometido se sirve de tecnología altamente especializada con fines diagnósticos, pronósticos y de orientación terapéutica. Se estudia toda la manifestación eléctrica que posee el sistema nervioso con una aplicación clínica para así contribuir al diagnóstico de las diferentes patologías. Es decir, se lleva a cabo un diagnóstico electrofisiológico o electrodiagnóstico.

Esta especialidad se divide en tres ramas claramente diferenciadas como son:

  • Electroencefalografía
  • Electromiografía
  • Potenciales evocados

Pruebas diagnósticas

En Hospital Ochoa llevamos a cabo las siguientes pruebas diagnósticas de Neurofisiología Clínica:

  • Electroencefalograma (EEG). Fundamental para el diagnóstico de la epilepsia.
  • Cartografía cerebral. Tiene como objetivo la valoración del sistema nervioso central desde un punto de vista funcional.
  • Electromiograma (EMG) que se usa para valorar la integridad del sistema nervioso periférico y la placa neuromuscular. Esta prueba permite diferenciar entre la lesión neurológica, miopática, de la placa motora, y también la localización y el grado de gravedad de la lesión.
  • Electroneurograma motor (ENG motor).
  • Electroneurograma sensitivo (ENG sensitivo).
  • Estimulación repetitiva.
  • Test de isquemia.
  • Potenciales evocados visuales (PEV). Se usan para analizar las vías visuales y descartar o certificar la existencia de tumores o la enfermedad desmielinizante que daña la capa de mielina de los nervios.
  • Potenciales evocados acústicos (PEA). En muchas ocasiones sirven para descartar enfermedades muy comunes entre los niños como la hipoacusia o sordera.
  • Potenciales evocados somestésicos (PES). Se llevan a cabo para estimular los nervios, como por ejemplo, el tibial posterior en el tobillo. La idea es provocar una serie de estímulos que se recogerán en la región donde se refleja ese pulso eléctrico. Así, se puede saber el tiempo de conducción y detectar una compresión medular, entre otros problemas.
  • Potenciales evocados trigeminales.
  • Potenciales evocados pudendo-cerebrales.
  • Audiometría con potenciales evocados acústicos.

Especialistas en Neurofisiología Clínica

Multimedias