Ginecología

Ginecólogo en Marbella

La ginecología es la especialidad que abarca todos los temas médicos relacionados con el cuerpo de la mujer y su sistema reproductor, así como los cambios, estados, trastornos y patologías en todas las etapas de su vida.

Por esta razón en Hospital Ochoa consideramos fundamental poder ofrecer desde nuestro Servicio de Ginecología un asesoramiento integral en todos los aspectos de la salud de la mujer, desde la prevención de posibles patologías, el control del embarazo, la anticoncepción, la fertilidad y la patología quirúrgica y oncológica.

Hospital especialistas en ginecología en Marbella

En nuestro hospital de Ginecología de Marbella, una referencia en la Costa del Sol, tratamos quirúrgicamente todas las patologías, anomalías y problemáticas que pueden producirse en el sistema reproductor femenino.

Al respecto, las enfermedades ginecológicas más comunes son:

  • Síndrome del ovario poliquístico (SOP)
  • Endometriosis
  • Enfermedades de transmisión sexual
  • Cáncer de mama, ovario y útero

Mientras que los principales tratamientos de la ginecología son:

  • Laparoscopia ginecológica: Se realizan unas incisiones en el abdomen para poder acceder a sus órganos reproductores y poder intervenir sobre ellos.
  • Histerectomía: Con esta cirugía se extirpa el útero de forma total o parcial.
  • Cirugía del suelo pélvico: Se vuelven a fijar los órganos mediante una malla sintética.

Consultas privadas con ginecólogo

En nuestro Hospital en Marbella ofrecemos el servicio más completo de consulta privada en ginecología.

Tendrás a tu disposición un servicio de ginecólogo privado que te atenderá de forma personalizada, adaptándonos a tus horarios, necesidades y consultas, para la revisión, diagnóstico y tratamiento de cualquier problemática relacionada con la ginecología.

Como norma general, toda mujer debería realizarse un examen ginecológico completo de forma anual desde el inicio de las relaciones sexuales o a partir de los 25 años, aunque no tenga relaciones. Con cada revisión ginecológica, se busca la prevención, detectando factores de riesgo que deban corregirse, y el diagnóstico precoz, evaluando el estado del aparato genital y las mamas, para comprobar si todo funciona de forma normal o puede haber anomalías.

En tu visita al ginecólogo en Marbella, la revisión ginecología consta básicamente de:

  • Exploración física del aparato genital y las mamas.
  • Citología del cuello uterino (o test de Papanicolau).
  • Ecografía transvaginal.
  • Mamografía y ecografía mamaria.

Médicos cirujanos y doctores Ginecólogos

En Hospital Ochoa garantizamos el bienestar y la salud de todos nuestros pacientes contando con algunos de los ginecólogos mejor considerados de nuestro país, como son:

  • Luis M. García: Unidad de Reproducción Asistida
  • Juan Manuel Marín: Unidad de Reproducción Asistida
  • González García: Cirugía laparoscópica y oncológica
  • Larracoechea
  • Parisi
  • Manel Elbaile: Unidad de reproducción asistida
  • Ret Davalos

Revisión anual ginecológica

Toda mujer debería realizarse un examen ginecológico completo desde el momento que inicie relaciones sexuales o a partir de los 25 años, aunque no tenga relaciones.

La revisión ginecológica tiene como finalidad la prevención, detectando factores de riesgo que deban corregirse y el diagnóstico precoz, evaluando el estado del aparato genital y las mamas, para comprobar su normalidad o poder hallar anomalías que precisen tratamiento.

La revisión ginecología consta básicamente de:

  • Exploración física del aparato genital y las mamas
  • Citología del cuello uterino

La citología cervicovaginal (también llamada test de Papanicolau) es una prueba rutinaria que consiste en la toma de una muestra de las células del cuello uterino de forma totalmente indolora. Sirve para el diagnóstico de las lesiones precursoras del cáncer de cuello de útero y también permite el diagnóstico de infecciones.

Está demostrado que, en la actualidad, el mayor factor de riesgo para contraer cáncer de cuello útero es no realizar un control ginecológico periódico con citología.

Pruebas de revisión

Ecografía transvaginal

La ecografía es una técnica de exploración no invasiva que, mediante ultrasonidos, nos permite visualizar los genitales internos (útero y ovarios). Para la ecografía por vía vaginal no es necesaria ninguna preparación.

Mamografía y ecografía mamaria

La mamografía es la técnica radiológica dedicada al estudio de la mama. Permite detectar un cáncer en sus primeras fases, de forma que mejore de forma significativa las tasas de curación.

Es especialmente sensible en el diagnóstico de las microcalcificaciones, que puedan constituir un signo precoz del cáncer de mama y que son difícilmente detectables por otras técnicas de imagen.

Se recomienda una mamografía bianual a partir de los 35 años a todas aquellas pacientes que no presentan antecedentes familiares de primer grado, pasando a ser anual a partir de los 40 años.

Para una mejor valoración del estudio es muy eficaz que la mujer aporte en el momento de la exploración las mamografías previas de las que disponga.

Tras la mamografía el radiólogo puede solicitar una ecografía mamaria si lo considera oportuno, bien por la elevada densidad de la mama, bien para evaluar un hallazgo detectado en la mamografía.

Cirugía ginecológica

En esta unidad se realiza el tratamiento de los procesos quirúrgicos benignos (miomas uterinos, histerectomía, endometriosis, hidrosalpinx, quistes ováricos) y procesos malignos (cáncer de útero y ovario) ya sea mediante cirugía convencional (vía abdominal) o endoscópica, esta última cada vez más utilizada.

La cirugía endoscópica se basa en el acceso y la observación directa de una cavidad mediante una óptica conectada a una pantalla, que permite además la introducción de manipuladores quirúrgicos.

En ginecología se utiliza la laparoscopia y la histeroscopia.

La laparoscopia consiste en la observación directa del interior del abdomen mediante la introducción de una lente a través de la pared abdominal que facilita la introducción de unas guías o trócares de entre 5 y 12 mm de diámetro que permiten realizar la cirugía de forma menos agresiva, con una incisión mínima y un postoperatorio de muy pocos días.

La histeroscopia es la técnica que permite observar directamente el interior de útero. Se basa en la introducción de una lente de pequeño calibre (3-5 mm) a través del orificio del cuello uterino. Se utiliza para el diagnóstico y extracción de pólipos y miomas y toma de biopsias del interior del útero. También resulta muy útil para el estudio de problemas de esterilidad o infertilidad. La histeroscopia pude realizarse en la mayoría de los casos de forma ambulatoria.

Unidad de patología cervical y colposcopia

La toma para la citología cervicovaginal se realiza durante el chequeo ginecológico por lo que no es necesaria ninguna preparación previa especial y es totalmente indolora. El resultado de la citología es normal cuando las células estudiadas se corresponden con un tejido sano.
En otros casos pueden aparecer hallazgos que no tienen que ver con cáncer de cérvix (infecciones por hongos, bacterias, tricomoniasis etcétera…) o cambios celulares inflamatorios que según el caso requerirán tratamiento farmacológico.
Respecto a los resultados relacionados con las lesiones premalignas y el cáncer de cuello uterino, requerirán en la mayoría de los casos la realización de una colposcopia para determinar el grado y el tamaño de la lesión.
La colposcopia consiste en la observación directa y amplificada del cuello uterino mediante un instrumento llamado colposcopio, que consiste en un sistema óptico con un foco luminoso que proporciona aumentos y permite examinar la zona afectada con mucha precisión y si es necesario, realizar una biopsia con la toma de una mínima porción de tejido para su estudio histológico.

Unidad de mama

Esta Unidad está formada de forma multidisciplinar por ginecólogos, radiólogos, ecografistas, patólogos y cirujanos para el mejor diagnóstico y tratamiento de la patología benigna y maligna de la mama.

Para más información visite nuestro apartado de Unidad de Mama

Reproducción Asistida FIV

La esterilidad se define como la dificultad de una pareja para conseguir que la mujer quede gestante. Afecta al 15% de parejas en edad fértil.

En parejas en que la mujer tenga menos de 35 años se considera normal que pueda tardar hasta un año en conseguir el embarazo tras relaciones sexuales normales, en el caso de mujeres mayores de 35 años el periodo se acorta a seis meses.

Pasado este tiempo se aconseja consultar con un especialista en reproducción.

En el caso de la mujer hay una serie de factores de riesgo que aconsejan realizar una consulta previa con un especialista en reproducción asistida si desea quedar gestante. Los más importantes son:

  • Si tiene una edad superior a 38 años.
  • Si sus ciclos menstruales son muy irregulares.
  • Si tiene miomas uterinos
  • Si ha tenido endometriosis.
  • Si ha tenido alguna enfermedad de transmisión sexual.
  • Si ha sido sometida a algún tipo de cirugía abdominal.

Las causas de esterilidad son en un 40% por factor femenino, un 40% por factor masculino y un 20% de causa mixta es decir, femenina y masculina.

En la Unidad de Reproducción Asistida de Hospital Ochoa le realizaremos una primera visita orientativa para su caso y un estudio (seminograma) de la pareja de forma TOTALMENTE GRATUITA.

Para más información www.fivochoa.com

Control y seguimiento de embarazo

A partir del test positivo de embarazo se realizará una primera visita que consiste básicamente en:

  • Confirmar ecográficamente el diagnóstico de embarazo evolutivo. La primera ecografía se realiza hacia la segunda falta menstrual (8 a 10 semanas).
  • Descartar precozmente la posibilidad de complicaciones (amenaza de aborto, embarazo ectópico, etcétera…)
  • Evaluar la salud de la gestante: antecedentes médicos, control de peso y tensión arterial, solicitud de análisis básico de sangre incluyendo el estado inmunológico de todas aquellas infecciones que pueden transmitirse al feto a través de la placenta.
  • Explicar la posibilidad de realizar el Test Prenatal no invasivo. Este test se puede realizar a partir de la semana 10 de embarazo mediante un análisis de sangre de la madre, no supone ningún riesgo para el feto, y permite la detección de las anomalías cromosómicas más frecuentes, fundamentalmente el Síndrome de Down, con una sensibilidad próxima al 100%, así como otras alteraciones genéticas como las trisomías 13 y 18 y anomalías de los cromosomas sexuales.

En el SEGUNDO TRIMESTRE de embarazo se realiza una segunda analítica de sangre de la gestante para descartar la presencia de diabetes gestacional (test de O´Sullivan), y detección de anticuerpos grupales (Test de Coombs indirecto)
Muy importante en esta etapa de gestación es la realización de la ecografía de las 20 semanas. Sus objetivos principales son:

  • Medición de las estructuras fetales, (cráneo, fémur, etc.)
  • Detección de malformaciones.
  • Sexo fetal.
  • Localización y evaluación de la placenta y el líquido amniótico.
  • Valoración de la longitud cervical en relación al riesgo de parto prematuro.

En el TERCER TRIMESTRE de embarazo las pruebas que se realizan son básicamente:

  • Analítica de sangre orientada al parto y la anestesia obstétrica.
  • Ecografía para la evaluación del crecimiento fetal, cantidad de líquido amniótico, posición fetal y estado de la placenta.
  • Cardiotocografía o prueba de ‘las correas’ que consiste en el registro electrónico continuo de la frecuencia cardiaca fetal y de la actividad uterina. Esta prueba nos proporciona información sobre la llamada Reserva Respiratoria Fetal (RRF), es decir, la capacidad placentaria para el transporte de oxígeno desde la madre al feto y el estado de los mecanismos de defensa del bebe frente al estrés del parto.

Especialistas en Ginecología

Conoce las respuestas a las preguntas más frecuentes de la ginecología de la mano de Hospital Ochoa Marbell.a

Cirugías

Multimedia

Aseguradoras

Teléfonos de contacto