FIV Ochoa realiza estudios del esperma para mejorar las posibilidades de embarazo

En ocasiones formar una familia se convierte en una carrera de fondo con numerosos obstáculos a superar por parte de la pareja. Los problemas pueden surgir tanto en el hombre como en la mujer.

Por suerte, a día de hoy la ciencia dota a los profesionales de la reproducción de múltiples herramientas para buscar soluciones como es el caso de los estudios genéticos que el equipo de reproducción asistida de FIV Ochoa, en Marbella, realiza a las muestras de esperma para conseguir el ansiado embarazo.

En 2020, el 69,7% de los pacientes varones que recurrieron a FIV Ochoa consiguieron su objetivo. A ellos se sumarán en los próximos meses aquellos que no lo lograron en un primer intento pero que tienen embriones congelados.

En la práctica, desde el punto de vista masculino, ¿qué factores pueden complicar la consecución de un embarazo?

Según explica el doctor Luis García, podemos encontrarnos directamente con ausencia de espermatozoides (azoospermia) en la muestra. En este caso se recomienda una biopsia testicular, técnica a la que también se puede recurrir cuando aún habiendo espermatozoides no presentan las características adecuadas.

Si se cuenta con espermatozoides eyaculados habrá que realizar un seminograma para saber si estamos ante una muestra normal o patológica.

La embrióloga de FIV Ochoa, María José Figueroa, opina que: “incluso aunque a priori la muestra sea normal, si no se logra el embarazo hoy tenemos al alcance de nuestra mano estudios que nos permiten profundizar más y saber cómo es genéticamente”.

De este modo, se puede realizar un estudio de fragmentación de ADN en los espermatozoides para conocer la capacidad no solo de fecundar el óvulo, sino también de dar lugar a embriones con mejor capacidad de implantar y tener un desarrollo normal, al tiempo que se puede realizar un estudio cromosómico del esperma.

Fragmentación del ADN

El estudio de fragmentación del ADN en muestras de semen se recomienda en hombres con algún trastorno andrológico como puede ser la presencia de varicocele, inflamación de tracto genital, edad avanzada (>45 años), leucocitospermia, hábito tabáquico, tratamientos de quimio o radioterapia y en parejas con abortos de repetición o con fallos previos de fecundación in vitro.

Una vez detectada esa posible fragmentación, existen varios métodos que pueden ayudar a conseguir el embarazo.

FISH

Otra opción para abordar problemas en el esperma pasa por el FISH de espermatozoides, una técnica que permite evaluar la composición cromosómica del gameto masculino.

Para el doctor Juan Manuel Marín “ las anomalías de los cromosomas en el esperma están relacionadas no solo con un mayor riesgo de aborto sino también con mayor riesgo de alteración genética en el recién nacido”.

Marín señala que el FISH está indicado en varones con una mala calidad espermática. También en parejas con 2 o más abortos, con fallos de embarazo tras Fecundación in Vitro (FIV) o en ciclos de FIV con embriones con mala calidad embrionaria.

Parejas donde el varón presenta un FISH anormal pueden tener hasta un 70% de embriones con alteraciones cromosómicas tras un ICSI. En estos casos, explica el ginecólogo de FIV Ochoa, se recomienda realizar un Diagnóstico genético preimplantacional (DGP) para identificar estos embriones genéticamente anormales.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *