Las frutas y verduras de primavera más recomendadas para estar sano

Los cambios estacionales son épocas duras para nuestro organismo ya que tiene que batallar con los cambios ambientales y la alteración de ciertos hábitos.

En concreto, y aunque a todos nos agrada dejar atrás el invierno para darle la bienvenida a la primavera, es esta la estación que más nos trastorna a nivel mental e inmunológico. Es vital para la salud que aportemos los nutrientes más básicos al cuerpo a través de las frutas y verduras de temporada.

¿Cómo afecta la llegada de la primavera al organismo?

Dejar atrás el frío invierno para asomarnos a la estación en la que el campo florece y se viste de colores tiene un impacto muy positivo para alegrar el ánimo, pero también trae consigo ciertos inconvenientes que podemos atajar con la ingesta de frutas y verduras de primavera. El principal es el aumento de las alergias debido al alto nivel de polen en el aire. Pero existen otros ejemplos como:

  • Alteraciones del sueño y del descanso que pueden provocar estados de somnolencia y fatiga durante la jornada.
  • Falta de apetito.
  • Disminución del apetito sexual e irritabilidad.

Una buena alimentación nos hará más fuertes

En primavera la oferta natural de frutas y verduras se multiplica de manera exponencial si se compara con el frío invierno. Y debemos aprovecharnos de esta circunstancia.

Entre las hortalizas de primavera podemos destacar:

  • Lechugas
  • Espárragos
  • Judías verdes
  • Habas
  • Guisantes
  • Brócoli
  • Coliflor
  • Acelgas y espinacas
  • Col

De abril a junio también es una gran época para los amantes de la fruta que en estos meses se pueden dividir según su coloración en dos grupos predominantes: rojas y naranjas. En este campo destacamos:

  • Kiwis
  • Limones
  • Fresas
  • Nísperos
  • Melocotones
  • Albaricoques
  • Cerezas
  • Ciruelas
  • Aguacates
  • Frambuesas
  • Brevas
  • Peras

¿Cómo me puedo beneficiar del consumo de frutas de primavera?

Si comenzamos hablando de melocotones, nísperos o albaricoques cabría destacar su gran carga de betacarotenos. Estos pigmentos que pertenecen al grupo de los carotenoides son una fuente importante de vitamina A.

Estos frutos ayudarán a nuestra piel a prepararse para la llegada del verano, la época en la que el sol brilla con más fuerza y perjudica la capa que nos protege de su radiación.

No es el único nutriente que nos aporta, ya que si consumimos melocotones o albaricoques, estaremos reponiendo las reservas de vitamina B1, B2 y B6, vitamina C, fósforo, magnesio y potasio, entre otros.

Los frutos rojos como las cerezas, frambuesas y fresas están repletas de antioxidantes y altas concentraciones de vitaminas C y E. Si añadimos estos alimentos a la dieta sufriremos menos inflamaciones y nos estaremos beneficiando de sus grandes cualidades depurativas y diuréticas.

En el caso de las fresas cabe destacar su enorme aportación de vitamina C y su riqueza en fibra que impide la presencia del colesterol malo en el torrente sanguíneo.

Hay que hacer caso a la sabiduría de la naturaleza

Consumir frutas y hortalizas de temporada es sinónimo de aprovecharse de las medicinas que nos brinda la propia naturaleza, y por tanto, recibir todos los beneficios que estas verduras nos ofrecen.

Es el caso de las habas, otro alimento rico en fibra, que también aporta gran cantidad de proteínas. Son fuente de hierro y vitamina B1 y también son excelentes escudos a la hora de protegerse de los efectos de colesterol malo.

Los guisantes comparten esa coloración verdosa tan propia de las hortalizas de primavera y entre sus efectos beneficiosos cabe destacar su gran ayuda a la hora de proteger el sistema nervioso. A esta cualidad hay que sumarle su enorme aporte de vitaminas del grupo B y minerales como el potasio o el hierro.

Platos sanos y sabrosos

Las frutas y verduras de primavera destacan por sus beneficios para la salud pero también por ser nutritivas, sabrosas y por su capacidad para aportar casi todo lo que el cuerpo necesita en esta época tan desestabilizadora.

Ha llegado el momento de salir al aire libre (con precaución y siempre con mascarilla) y disfrutar del buen tiempo. Pero también de hidratarse correctamente, consumir alimentos menos calóricos y más refrescantes para estar sanos.

¡Anímate a crear platos nuevos y a disfrutar de todo lo que nos ofrece la tierra en la estación más divertida del año!

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *