Alimentos con un alto poder antiinflamatorio

Somos lo que comemos. Esta expresión tan divulgada y que pertenece al filósofo y antropólogo alemán, Ludwig Feuerbach, sintetiza a la perfección el poder medicinal que encierran ciertos alimentos.

Un ejemplo son los alimentos antiinflamatorios cuya ingesta regular reduce la inflamación y contribuye a la reparación de las células de nuestro organismo, previniendo de este modo, ciertas patologías.

Y es que la inflamación crónica de los tejidos es el origen de un largo número de enfermedades, y por ende, de una esperanza de vida mucho más baja. Como suele suceder en la mayoría de los casos, la solución nos la brinda la naturaleza en forma de alimentos antiinflamatorios con la capacidad de proteger nuestro cuerpo de incontables dolencias.

El Jengibre

El jengibre puede consumirse en forma de infusión o directamente añadido a algunas recetas. Si te gustan los sabores picantes el jengibre será tu gran aliado. Sirve para diseñar platos deliciosos y saludables gracias a los gingeroles y shogaoles que contiene y que lo convierten en uno de los alimentos más antiinflamatorios que existen.

Brócoli

El brócoli es una verdura que aporta los nutrientes necesarios para conservar unos huesos sanos y fuertes. Es una excelente fuente de fósforo, calcio, zinc y magnesio. Pero no sólo eso. Además, protege nuestra vista gracias a la vitamina A y los betacarotenos.

Otra de sus propiedades más apreciadas es su capacidad antiinflamatoria que se debe a la quercetina, un pigmento común en frutas y verduras que también es un potente antioxidante. Se debe consumir cuanto más crudo mejor, ya que de esa manera nos aseguramos que no pierda propiedades.

Té verde

Esta hierba es de las más consumidas en Asia y el resto del planeta en forma de infusión. Es un alimento rico en flavonoides y antioxidantes, y recientes estudios han relacionado su ingesta con una menor inflamación de la próstata en los varones y, por tanto, una menor probabilidad de sufrir cáncer en esta glándula.

Si combinamos sus efectos con el jengibre obtendremos una bebida sana y con potentes poderes antiinflamatorios, aunque se debe prestar atención a su capacidad para bloquear la absorción del hierro, por lo que no se recomienda a personas que padezcan anemia.

Arándanos

El arándano posee propiedades antiinflamatorias gracias a su alto contenido en flavonoides y antocianinas. Sus polifenoles son muy beneficiosos para el organismo y su ingesta controla la agregación plaquetaria, posee acción vasodilatadora y previene patologías que tienen como principal síntoma la inflamación de tejidos. Véase: fibromialgia, diarrea e infecciones orales.

Otros de sus efectos positivos en el cuerpo son la mejora de la función cognitiva, fortalecimiento de los capilares o su acción diurética.

Nueces

En general, cualquier alimento que posea grandes cantidades de omega-3 contará con un alto poder antiinflamatorio. Este ácido graso está presente en el pescado azul, infinidad de aceites como el de linaza o de soja, en diversas semillas, y en ciertos alimentados que han sido potenciados con él de manera artificial como: yogures, cereales o preparados lácteos.

En concreto, un puñado de nueces mejorará nuestra salud cardiovascular, reducirá nuestros niveles de colesterol malo (LDL) y nuestra hipertensión. Además, son una barrera eficaz contra la aparición de la arterioesclerosis y un nutriente esencial para el buen funcionamiento de nuestro cerebro.

Cúrcuma

De entre todos los alimentos con capacidad antiinflamatoria, la cúrcuma es quizás la más conocida. Y su popularidad está más que justificada. Es originaria del continente asiático y su uso está documentado desde hace más de cuatro mil años. Entre sus bondades destaca como remedio natural para el dolor de estómago y de otros trastornos del tracto digestivo.

Es un potente antiinflamatorio, pero también se recomienda a personas que padezcan falta de apetito, digestión lenta o gases. Por si fuera poco, esta especia estimula la producción de jugos pancreáticos e intestinales.

Cerezas

Al igual que los arándanos, las cerezas se incluyen dentro de las denominadas frutas del bosque. Es un fruto rojo y destaca por su alto contenido en flavonoides, en concreto, antocianos y ácido elágico (polifenol). Gran aliado del sistema circulatorio y remedio eficaz para prevenir las enfermedades del corazón e infecciones.

Si incluyes la cereza en tu dieta diaria conseguirás que tu cuerpo posea unos intestinos bien depurados. Pero también evitarás la inflamación muscular y gozarás de una memoria de elefante. La melatonina te aportará un ciclo del sueño bien regulado.

Orégano

El orégano es una de las especias estrella en nuestra despensa. No sólo sirve para condimentar platos de origen italiano, si no que está presente en innumerables recetas de la cocina mediterránea.

Estudios de la Universidad de Bonn en Alemania y ETH en Zurich (Suiza) desvelaron que su alto aporte de beta-cariofilina le otorga un gran poder antiinflamatorio por lo que es de gran ayuda para pacientes de arterioesclerosis y osteoporosis.

También sirve para combatir otras patologías relacionadas con el sistema respiratorio como la bronquitis o los dolores de garganta. Entre sus nutrientes destacan la fibra, hierro, vitamina E, manganeso, calcio, hierro, ácidos grasos omega y vitamina K.

Espinacas

No nos equivocamos al sentenciar que los vegetales de hoja verde son todos excelentes alimentos antiinflamatorios. Aportan gran cantidad de carotenoides y flavonoides al organismo. Y sus bondades no acaban ahí. Además, contiene ácidos grasos como el omega-3, vitaminas A y C y añaden a cualquier plato un gran aporte de calcio.

Las espinacas suelen incluirse en las dietas de adelgazamiento por su bajo aporte calórico y su potente capacidad antioxidante.

Piña

La piña, esa fruta tan sabrosa y refrescante, es además una de nuestras mejores aliadas a la hora de combatir cualquier inflamación gracias a su aporte de bromelina, una enzima que previene la coagulación de la sangre y frena la adherencia de las plaquetas a las paredes de los vasos sanguíneos.

Al igual que las espinacas es baja en calorías y nos aporta fibra y agua. Tiene alto poder desintoxicante y es diurética. Además contiene: vitaminas C, B6 y B1, ácido cólico, potasio, sodio, magnesio, manganeso, hierro y calcio.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *