¿Debo preocuparme si me duelen los pechos?

Dolores cíclicos y no cíclicos

Los dolores de pecho más comunes en la mujer tienen que ver con el ciclo menstrual. Estas molestias se caracterizan por ser leves o intensos y continuos, dependiendo siempre de cada persona.

Estos dolores durante el periodo conllevan además una inflamación de las mamas y, aunque puede reproducirse por toda la zona pectoral, es más fuerte en la zona superior y la parte cercana a la axila. Las mujeres de más de 20 años y hasta la menopausia suelen sufrirlo de forma más intensa.

Pero también existen determinados dolores de pecho que nada tienen que ver con la regla. Se caracterizan por ser de naturaleza intensa y aparecen de manera casual o continuada y, en muchas ocasiones, sólo afectan a una de las dos mamas o partes muy localizadas.

¿Debo acudir al médico en cuanto note cualquier molestia en el pecho?

A pesar de que los dolores en el pecho no suelen revestir una gran gravedad en muchos casos, existen ciertas ocasiones en las que sí sería conveniente concertar una cita con su médico para que realice un diagnóstico:

  1. Cuando el pezón sangre o segregue líquido claro y la zona esté enrojecida.
  2. Si aparecen bultos en el pecho o en ciertas partes que cambian de tamaño o empeoran con el paso de los días o semanas.
  3. Si la molestia o el dolor es constante y permanece más de dos semanas.

¿Cuáles suelen ser las causas concretas del dolor de pecho?

Existen 6 motivos que suelen explicar el dolor de las mamas:

  1. El ciclo menstrual suele ser el principal causante del dolor de pecho en las mujeres.
  2. Fármacos. Los efectos secundarios que provocan ciertos medicamentes como la píldora anticonceptiva o los antidepresivos.
  3. Tamaño. Parecerá una circunstancia baladí, pero no lo es. El volumen de los pechos también puede ser determinante para el dolor que se padezca en esa zona.
  4. Cambios celulares. La inestabilidad de los ácidos grasos en el interior de las células también puede desembocar en dolores en la mamas.
  5. Cirugía. Las mujeres que pasan por quirófano para retocar o mejorar el aspecto de su busto pueden sufrir dolores propios de la cicatrización de esa parte del cuerpo.
  6. Modificación estructural. Este motivo tiene que ver, con cualquier variación producida el seno o alguna de sus partes. Se incluyen aquí: fibroadenomas, papilomas intraductales, quistes o la obstrucción de los conductos lácteos mamarios.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *