Skip to content
icono contacto Hospital Ochoa Contacto
Angiología

Angiología

1

En España más del 72% de las mujeres entre 30 y 60 años están preocupadas por los problemas circulatorios que afectan a sus piernas y las limitaciones que este problema puede acarrearles en su día a día. Su inquietud se centra, principalmente, en los posibles efectos negativos para la salud, pero también en los dolores que puedan causarles o cómo afectarán las insuficiencias venosas a su aspecto físico.

En Hospital Ochoa ponemos al servicio de nuestros pacientes la última tecnología, así como los especialistas mejor cualificados para estudiar y solucionar las patologías vasculares mediante los conocimientos médicos y quirúrgicos más avanzados.

La angiología es la especialidad médica que se encarga del estudio, prevención, y tratamiento de las patologías o trastornos que afectan a los vasos sanguíneos: venas, arterias y vasos linfáticos.

Estos vasos forman junto al corazón el sistema circulatorio, encargado de distribuir sustancias como los nutrientes, desechos y oxígeno por todo el organismo.

En el caso de las arterias uno de los problemas más comunes son las arteriopatías obstructivas (claudicación) que provocan una mala calidad de vida para el paciente, que se ve obligado a detenerse frecuentemente al caminar.

Flebología

Dentro de la angiología, las patologías más comunes son las venosas y la rama que se encarga de tratarlas es la flebología.

La flebología abarca todos los problemas derivados de las alteraciones del sistema venoso, ya sea del sistema venoso profundo o del superficial, siendo la insuficiencia venosa la patología por la que más pacientes acuden a consulta.

Dependiendo de la gravedad las varices se dividen en cuatro tipos:

  1. Grado I. También se las denomina arañas vasculares o varículas y se caracterizan por ser muy finas y de color violáceo. Suelen entrañar un problema meramente estético aunque algunas veces provocan pesadez de piernas.
  2. Grado II. Son más visibles y producen: cansancio en las piernas, hormigueos, calambres y dolores, e incluso sensación de calor o picores en la zona.
  3. Grado III. Las venas están más dilatadas por lo que los síntomas son más graves. Las piernas tienden a hincharse y puede existir cambio de pigmentación cutánea.
  4. Grado IV. Son las más graves. Son muy frecuentes las úlceras y zonas eczematosas.

Sintomatología

Los pacientes que presentan insuficiencia venosa suelen referir sensación de pesadez, tirantez y cansancio en las piernas. Algunos factores como el calor del verano y pasar largas horas de pie pueden transformar estas manifestaciones en dolor localizado.

El picor, la dilatación de las venas, e incluso manchas cutáneas, son otros indicios de esta patología que tiene un componente fundamentalmente hereditario.

Tratamiento quirúrgico

  • El Stripping o safenoctomía quirúrgica clásica. Esta técnica se encuentra cada vez más en desuso debido a su carácter agresivo y doloroso. Para llevarla a cabo, se introduce una sonda con el objetivo de arrancar la vena safena que se prolonga desde el tobillo hasta la ingle. Requiere dos o tres días de hospitalización y hasta diez días de reposo absoluto.
  • Endoláser o radiofrecuencia. La intervención se realiza introduciendo un catéter con un dispositivo láser o de radiofrecuencia en la vena varicosa. El propósito es quemar el interior del vaso sanguíneo y provocar una coagulación y una retracción de las paredes y lograr así su oclusión.
  • Esclerosis. Con esta técnica se provoca una trombosis dentro de la vena con la inyección de una sustancia que irrita y finalmente consigue el espasmo de la vena. Con este operación se consigue que las paredes queden selladas al secarse. No es necesaria la anestesia y se puede completar en varias sesiones. El postoperatorio requiere que el paciente lleve medias de compresión al menos unas semanas.
  • Técnica CHIVA. (Conservación Hemodinámica de la Insuficiencia Venosa Ambulatoria). Persigue la disminución de la presión existente en el interior de la vena ligando las válvulas insuficientes. Se trata de dividir la columna de vasos que va desde el corazón hasta las piernas en varios tramos. Cada segmento soporta así la misma cantidad de presión y de esta forma la sangre no puede volver hacia atrás. Se practica con anestesia local y en régimen ambulatorio.

Pruebas diagnósticas

La llegada de los ultrasonidos supuso una auténtica revolución. La aparición del Doppler y, posteriormente, el Eco-Doppler en blanco y negro y luego en color, ha facilitado mucho la tarea de los especialistas. Estas ecografías permiten realizar unos diagnósticos más precisos de las dolencias y también prescribir unos tratamientos menos agresivos.

  • Eco-Doppler en color. Los ultrasonidos se usan desde la década de los 80 del siglo pasado, pero no conseguían la alta definición que ofrece el Eco-Doppler en color actual. Para realizar la prueba de manera correcta es muy importante que el paciente esté de pie para conseguir unos resultados fiables. La técnica combina ecografía para ver las alteraciones dentro de las venas y arterias, y el efecto Doppler que usan los radares de tráfico para conocer el flujo sanguíneo y hallar problemas en su recorrido. Es una prueba indolora e inocua.
  • La linfografía. Gracias a este tipo de radiografía se pueden observar mejor los ganglios y vasos linfáticos.

Especialistas en Angiología

Médico de varices en Marbella - Dr Manuel Ruiz Mateas

Dr. Ruiz Mateas

Angiología Ver perfil

Multimedias